TENDENCIAS: DISEÑO BIOFÍLICO EN OFICINAS

El diseño biofílico, como se denomina esta tendencia en el lugar de trabajo, mejora el bienestar, el rendimiento, la inspiración y la productividad de los colaboradores, por medio de recursos como la iluminación natural, mobiliario con maderas naturales y materiales reciclados, jardines verticales, terrazas ajardinadas, huertos, plantas, fuentes, vistas al exterior y espacios al aire libre.


Los proyectos biofílicos utilizan en líneas generales elementos como el aire fresco, la luz del día y el agua, y crean conexiones visuales y físicas con la naturaleza. Pero no es necesario incluir un árbol dentro de la oficina, también se puede obtener a través de patrones de color, tonalidades, formas o todo aquello que ayude a asociar en nuestro cerebro que se encuentra en un espacio más natural.

La exposición a la naturaleza y a la luz del sol hacen que el cerebro libere endorfinas que mejoran el humor y relajan la atención de las personas, a la vez que es una opción saludable al ayudar a sintetizar la vitamina D que aporta el sol. Por su parte, los edificios con vistas al exterior, minimizan el riesgo de vista cansada y la monotonía que aportan los espacios cerrados.

“La biofilia en el lugar de trabajo aumenta el bienestar de los colaboradores e incrementa la rentabilidad de la empresa”

Los beneficios que aporta esta tendencia son múltiples, reducen el estrés, favorece el descanso, el rendimiento, la productividad, alimenta la concentración, mejora el potencial de innovación, la creatividad y mejora el bienestar en general.
Obtener los beneficios que ofrece la naturaleza es sencillo. Algunos elementos que se pueden incorporar fácilmente al espacio de trabajo son:

Vista natural: La falta de ventanas o balcones que permitan a los trabajadores tener vista hacia los árboles o el exterior está fuertemente vinculado a los altos niveles de estrés, por lo que resulta importante incorporar a la oficina plantas vivas, dándole un toque natural que genere bienestar al ambiente y ánimo en las personas. Esto es posible llevarlo a cabo a través de paredes verdes o macetas con plantas adecuadas para interiores. Las plantas de tamaño pequeño o medio son resistentes y no siempre necesitan de luz directa, lo cual las hace las más adecuadas.

Color: Incorporar colores como verde, azul o marrón genera una sensación de relajación, ya que son tonos que aportan a la estimulación de la mente y brindan claridad, estabilidad y seguridad. Se recomienda utilizar estos tonos en las paredes o en el mobiliario, así se dará vivacidad y contraste a los espacios, mientras los colaboradores se sienten armonizados con la naturaleza.

Adaptación de espacios: La esencia del diseño biofílico intenta conjugar los elementos de la arquitectura y la naturaleza para crear un ambiente más cercano. Si bien muchas veces no es posible modificar el espacio con el que ya contamos, sí podemos adaptarlo con elementos sencillos pero funcionales tales como huertos urbanos en terrazas o convertir la recepción y áreas de descanso en áreas verdes. La intención es incluir elementos vivos lo más que se pueda, siempre y cuando podamos garantizar la resistencia de las plantas para obtener sus beneficios.
Invertir en la calidad de los espacios de trabajo y en el consecuente bienestar de los colaboradores a través de la integración de elementos naturales y sostenibles tiene un retorno real para la compañía.

En un mundo en el que abunda lo tecnológico y lo artificial, la vuelta a la naturaleza será un denominador común en las oficinas del futuro, por eso nos encanta enseñarte cómo podemos integrar en tus proyectos esta tendencia que llegó para quedarse.

Si querés conocer más o cotizar tu proyecto con un diseño biofílico, ¡contactanos!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Entradas Recientes