Silla Landi

En la feria del mueble imm cologne 2016, Vitra presenta una amplia gama de ideas para el diseño de interiores en varios ambientes llenos de atractivo e inspiración. La presentación de la Home Collection 2016 incluye productos clásicos y contemporáneos de diseñadores como Ronan y Erwan Bouroullec, Edward Barber y Jay OsgerbyHella Jongerius y muchos otros.

 

Silla Landi

Developed by Vitra in Switzerland

Design: Hans Coray, 1939

 

La silla Landi de Hans Coray es una obra maestra del diseño que continúa estableciendo estándares de referencia. Presentado por primera vez en la Exposición Nacional de

Suiza en 1939, este clásico vuelve ahora a ser producido en Vitra. La silla Landi se remonta a un momento estelar en la historia del diseño. Hans Coray, un humanista y artista suizo, diseñó la silla de aluminio como asiento oficial para las áreas exteriores de la Exposición Nacional Suiza de 1939. Este romanista doctorado y autodidacta diseñador de muebles concibió una silla que debía ser resistente a las inclemencias del tiempo, pero también ligera y cómoda. De esta forma, la silla sigue estableciendo hasta hoy un punto de referencia en cuanto al diseño gracias al uso eficiente de los materiales y a su elegancia funcional. Como clásico del modernismo tiene ya un lugar fijo en la historia del diseño y en numerosos museos internacionales de diseño.

 

Un resultado pionero del modernismo

 

La silla Landi utiliza el avance técnico alcanzado en el procesamiento del aluminio como ningún otro mueble de su época. Su diseño sobrio y elegante está hecho a medida de la fabricación y el acabado industrial del material y ha entrado en la historia como una obra maestra del modernismo.

La carcasa del asiento de Landi sigue el contorno de la persona que está sentada, pero también está configurada en sentido transversal a diferencia de las carcasas de contrachapado de Alvar Aalto. Así, surge, por primera vez, una carcasa de asiento modelada tridimensionalmente, cuyo confort se ve incrementado por la flexibilidad de la plancha de aluminio. La carcasa cuenta con 91 agujeros perforados que dan a la silla su imagen característica y reducen su peso.

Para el bastidor, Hans Coray utiliza el aluminio de forma diferente: como perfil extruido que, gracias a su sección en forma de c, resulta ligero y estable al mismo tiempo. Los perfiles doblados de aluminio forman en su caso un par de patas con reposabrazos y, de forma conjunta, también la base, unidos por medio de dos finos travesaños. Sobre este bastidor flota la carcasa agujereada de la silla, unida solo en cuatro puntos.

De esa forma, la silla Landi introduce un principio constructivo que algunos años más tarde perfeccionaron y sistematizaron Charles y Ray Eames y sin el cual hoy sería imposible imaginar el diseño de muebles: una carcasa de asiento y de respaldo que se apoya sobre una base autoportante.

 

La Exposición Nacional Suiza de 1939 en Zúrich

 

Cuando se inauguró la cuarta Exposición Nacional Suiza de 1939 en Zúrich, Suiza estaba cada vez más amenazada por el régimen fascista y, al mismo tiempo, también crecía la solidaridad entre los habitantes del estado alpino independiente. La Exposición Nacional Suiza en Zúrich (llamada

«Landi») capturó este estado de ánimo y reforzó la identidad de los suizos. 10 millones de personas visitaron los pabellones del recinto de exposición. En las pausas de sus recorridos, jóvenes y mayores se sentaron a descansar en las sillas de aluminio a la orilla de lago de Zúrich; en las áreas exteriores de la Exposición Nacional había cientos de sillas repartidas. Su superficie plateada y brillante, su ligereza y su confort fascinaron a los visitantes de la Landi, quienes adoptaron este novedoso asiento como «su silla». La silla Landi se convirtió así en un símbolo del avance técnico de la suiza modernista.

 

El regreso de la Landi

 

Durante muchos años, la historia de este clásico estuvo caracterizada por el cambio de fabricantes, interrupciones en la producción y cambios en el diseño original. Ahora Vitra junto con Henriette

Coray, la viuda de Hans Coray, ha logrado revisar la silla Landi y renovarla. «La silla Landi me persigue desde hace tiempo», comenta Rolf Fehlbaum, director emérito de Vitra. Los nuevos métodos técnicos de fabricación permitieron retomar la fabricación de esta silla. «Desde el punto de vista técnico estamos en condiciones de fabricar la silla de forma tal que cumpla con nuestras exigencias.

Y ello a un precio razonable, dado que, entre otros, utilizamos robots para determinados pasos del trabajo. Para Vitra, la silla Landi es un testigo de su época que representa valores que nosotros admiramos. El modernismo, con su exigencia de un nuevo comienzo, se refleja en ella de forma ejemplar. Además, sigue siendo un modelo a seguir incluso para los contemporáneos», señala

Fehlbaum.

La resistente silla Landi se fabrica hoy de forma industrial, tal como el diseño original de 1939, y se puede apilar en vertical. La superficie anodizada mate del material otorga al clásico su característica imagen de plata refulgente.

 

www.vitra.com